lunes, diciembre 5, 2022

Gabriela Sevilla: Falsa alarma

El caso de Gabriela Sevilla dejó desconcertado a todo el país luego que se descubriera que nunca había estado embarazada. El fin de semana, su pareja, Ramiro Gálvez, reveló que la mujer de 30 años le mostró un documento falso de su estado de gestación y que ella debía dar a luz en agosto pasado, hechos que lo hicieron sospechar.

Yo me he pasado 9 meses de mi vida ilusionadisima con mi hija, quiero pensar que por un error a decir eso [que no estoy embarazada]”, expresó Gabriela Sevilla, desde los exteriores de la vivienda de sus padres luego de permanecer internada en el hospital militar.

La mujer de 30 años insistió que “claro que sí he estado embarazada, les estoy diciendo desde el minuto uno lo que he salido a contarles, yo tengo papeles de casi todos los meses que he llevado de mi embarazo, lo tengo en mi casa, si claro tengo todos los papeles en mi casa”.

El pasado miércoles 19 de octubre, se buscaba intensamente a Gabriela Sevilla y a su bebé Martina, ella desapareció a las 7 de la noche cuando estaba camino a la clínica internacional de San Borja porque estaba en labores de parto. Las alertas estaban encendidas. El panorama se esclareció el viernes 21 de octubre, cuando el país despertó y Gabriela había aparecido, pero sin su bebé.

Al mediodía de ese viernes, el ministro del interior, Willy Huerta, reveló que Gabriela no estaba embarazada.

Los médicos han determinado hasta el momento de que no ha habido embarazo, la persona [Gabriela Sevilla] no colabora, ha estado renuente para las atenciones”, anunció el ministro Huerta.

El fin de semana, el novio y conviviente de Gabriela, Ramiro Gálvez, brindó su declaración ante la policía y la fiscalía. Gabriela nunca le mostró a su pareja la historia clínica u otro documento de su estado de gestación real, solo le mostró un informe emitido por un médico, pero era falso y su colegiatura no coincidía. Tampoco quiso que la acompañaran a sus controles prenatales, no permitía que su pareja le tocara la barriga y no dormían juntos.

Ramiro había hecho sus cálculos y, según él, su bebé debía nacer en agosto pasado, pero no daba a luz. Fue así que, luego de sus sospechas más el examen que confirmaba que nunca hubo embarazo, su ilusión de ser padre se apagó de cuestión de segundos, y solo le quedaba asimilar que Martina nunca existió. Así las cosas, el caso Sevilla se convierte en un tema que pasa al ámbito privado.

¡Dale like y comparte!

Temas que también te podrían interesar